Reflexión por el año nuevo

¿Qué estoy pensando? Justo en este momento pensaba en todos los lugares donde se celebra el fin de un año y el inicio de otro, de los distintos rituales para hacerlo y de cómo, en realidad, detrás de ello lo que hay es una creencia, un aprendizaje, y no son más que dos ciclos nuevos de sol y luna, de luz y oscuridad.

 

 Muchos expresan que no importa si haces algo o no, que en el fondo son dos días más cualesquiera, mucho más si lo que nos lleva a celebrar no es más que una creencia.

 

En esta oportunidad, donde mi celebración fue solo con 5 personas de mi núcleo familiar, ya que el resto de ellos y mis amigos están, como se dice comúnmente, regados por el mundo, pude concientizar, que el ritual de celebrar ambas fechas, así sea sola, y aunque desde el punto de vista de la física pura no son más que dos nuevos ciclos de sol y luna, vale infinitamente la pena tener un ritual para tener metas a seguir, para tener un sentido de vida, para rehacer estrategias, para darnos la oportunidad de repensar, de revisar lo que queremos, los pasos que hemos dado y los que nos faltan, para darnos el stop necesario para revisar la hoja de ruta y abrazarnos a nosotros mismos para celebrar los aprendizajes y los logros y sentir que todo ha valido la pena y que lo que nos falta por vivir también vale la pena.

 

Generalmente la prisa de lo cotidiano nos roba las paradas necesarias para la celebración de nuestra propia vida y de elaboración de las nuevas metas, los nuevos sueños, los propios y los de los distintos grupos o equipos que formamos.

Entonces no son dos días cualesquiera, son dos días para proyectar (solos y juntos) nuestros sueños, nuestras nuevas metas a corto, mediano y largo plazo, que es una fecha que entre muchos hemos decidido usar durante muchos años para celebrarnos y a veces se nos olvida.

 

El sentido de cada día de la vida, lo construimos y lo descubrimos nosotros mismos. 

 

Mis deseos hoy son que todos y cada uno de nosotros proyectemos y logremos todo lo que queramos en este segmento llamado 2018 y que para ello hagamos todos los cambios que sean necesarios y disfrutemos el proceso. Feliz y próspero 2018 a toda mi familia, amigos y conocidos.

 

Maria Eugenia Luckert

Psicoterapeuta de olas

www.olasdesalud.com

 

 

Share on Facebook